Ciclismo Opinión Vuelta a España

La Vuelta desentierra polémicas

Se cierra la segunda parte de la ronda española con este segundo día de descanso, una segunda parte muy marcada por un gran ciclismo pero también por polémicas, especialmente dos, el ya famoso potenciómetro, del cual ya se habló en este medio el pasado 4 de septiembre (ver artículo), y por otro lado, la última desatada en las dos últimas etapas, los repescados del fuera de control.

Lo primero que debo decir es que me produce una enorme alegría estos tres temas que rondan los medios y las cabezas de los aficionados. El primero de ellos, es lo normal, lo que todo aficionado espera, hablar de ciclismo, aún más si esto no se basa en los ataques a 2 de metas, y los ciclistas, especialmente dar las gracias a Nairo y al generador de entropías en el pelotón, Alberto Contador, por regalar ataques y estrategias de salida en grandes etapas.

Y, ¿cómo alegrarse de las otras dos?, bueno porque por fin se puede poner en duda o hablar de polémicas muy relacionadas al ciclismo puro y duro, y, en mi opinión, quizás por fin, sin casi darnos cuenta, el dopaje no anda enredando de manera cotidiana en el ciclismo y se puede hablar de polémicas más allá de ir asociado a otras palabras como EPO, transfusión y otros palabros que ponen los pelos de punta a cualquier aficionado.

Tras esta reflexión, el motivo principal de este artículo de opinión es hablar de la ya famosa repesca de corredores tras llegar en el fuera de control. Por poner en situación, tras la gesta y la escabechina que propició de primeras Contador, seguido de Quintana, el día de Sabiñánigo – Aramón Formigal, y que ha marcado el devenir de la vuelta a priori (veremos cómo termina), en total 93 corredores llegaban a la cima por encima del tiempo de fuera de control, así, 91 ciclistas llegaron a 53:54 de Brambilla, más David López (a 41:32) y Sam Bewley (a 46:54) , con el tope fijado en 31:24.

Si se hubiese cumplido la norma, por poner un ejemplo del impacto, el conjunto Sky solo se habría quedado con Froome en carrera, y en definitiva, solo 71 corredores seguirían en carrera.

Para más inri, la guinda a la decisión no llegaría hasta el día siguiente, es decir, la etapa de ayer, en la cual, la escapa buena del día la componían un total de  6 ciclistas, de los cuales, 4 eran repescados, Dillier, Bystrom, Da Costa y Morice, escapada que fue echada abajo por el pelotón, llevándose la victoria Jean Pierre Drucker (BMC), adivinen, otro repescado, por cierto, seguido de otros 12 (es decir, los 13 primeros de la etapa eran repescados).

Victoria para Drucker en la etapa 16. Fuente: www.as.com
Victoria para Drucker en la etapa 16. Fuente: www.as.com

Para incitar más a la reflexión, creo que lo mejor es aportar datos. En la etapa “cumbre” de Formigal, los datos hablan por sí solo. Los 91 corredores que hicieron el grupeto (más bien grupazo) rodaron a una media de 31,1km/hora mientras que la cabeza lo hizo a 40,7 km/hora. Puede parecer que se rodó demasiado rápido, sin embargo, la organización puso la media intermedia de la etapa en 36 km/h y la máxima prevista en 40 km/h, es decir, sí, se rodó rápido, pero no mucho más que las previsiones, y sí que este grupo lo hizo mucho más lento de lo esperado.

Por el contrario, en cuanto a la etapa de ayer, los famosos repescados, se llevaron al bolsillo un total de 27.420€ y, lógicamente, la victoria de etapa. Tal y como señala el diario deportivo AS, 16 repescados se embolsaron ayer 27.420 euros por clasificarse entre los veinte primeros de la etapa: 11.000 el ganador, 5.500 el segundo, 2.700 el tercero, 1.500 el cuarto, 1.100 el quinto, 900 el sexto y séptimo, 650 el octavo y el noveno, y 360 del décimo al vigésimo.

Destacar también que esto no es nuevo en el ciclismo, entre otras, cabe destacar otras ocasiones en los que se concedió el perdón por parte de la organización, En la Vuelta de 2009, se repescó a 57 corredores en Sierra Nevada. Posteriormente, Greipel ganó luego en Puertollano y Madrid, y David Millar se llevó la crono de Toledo. Sin embargo, el record lo posee el Tour, el cual en 2001, se perdonó a 161 corredores en la séptima jornada, que se apuntó Erik Dekker con la mayor renta de una fuga en el ciclismo moderno (35:54).

Y aquí va mi opinión. Antes de nada, romper una lanza a favor de los organizadores, obviamente para ellos y para muchos aficionados, ver la mitad del pelotón disputando la Vuelta o el Tour no es una gran noticia. Dejar al Sky solo con Froome, puede suponer el abandono de éste o anular cualquier esperanza de intentarlo de lejos en las etapas que faltan. Y eso, a nivel publicidad y deportivo (no se nos olvide), hace mucho daño.

Sin embargo, hay muchas lanzas en contra de esta decisión. Lo primero, a nivel deportivo, se adultera la competición de una manera enorme. De manera inmediata, que los 13 primeros clasificados en la etapa de ayer sean repescados, no es ninguna sorpresa. Darse el lujo, en una etapa de montaña, de tomárselo de “descanso activo” te da alas para ganar al día siguiente a otros tantos que si corrieron para evitar, justamente, llegar fuera de control y que, por lo tanto, merecían bastante más, ganar la etapa de ayer y veremos la sucesivas (ojo, ganar una etapa no es cualquier tontería para la mayoría).

Jorge Guillen es entrevistado sobre la repesca. Fuente: www.ciclismoafondo.es
Jorge Guillen es entrevistado sobre la repesca. Fuente: www.ciclismoafondo.es

Por otro lado, y aunque pueda ir en contra del espectáculo, a Movistar, y especialmente a Nairo, dudo que le haga ninguna gracia. Tener en frente a Froome o a éste con otros 7 compañeros, cambia, y mucho, la cosa. Aún le quedan recursos para darle la vuelta a la general.  Y, aunque pese al espectáculo, a lo mejor Nairo ya debería casi haber ganado la Vuelta (o Froome haber sacado la garra él solito). El tiempo dirá, pero, ¿y si Froome hace en camino de Aitana un “Contador” y con ayuda del equipo gana la Vuelta?

Por último,  las normas están para cumplirlas. En todo deporte se deben conocer las normas antes de participar. En ciclismo no es una excepción. Todo el mundo conoce la regla y, se podrá discutir si algún detalle es mejorable, pero obviamente, parece una regla, en general, lógica, entre otras cosas, porque es justo que si la etapa va lanzada, todos deben desgastarse por igual para futuros días. Si “la suerte” del corredor es que salen etapas como la de Bilbao, aunque pese, los corredores “gozarán” de una etapa tranquila. No es justo que alguien pueda coger aire en el día más duro para otros muchos.

Ante esto, alguno puede pensar, es que son 93…. Cierto, pero, la pregunta, trasladándola a otra norma es, ¿y si esos 93 hubiesen dado positivo por EPO, cómo habrían aplicado los comisarios la norma? De hecho, cada vez  es más común que viendo el panorama complicado, la decisión sea agruparse y poner la pelota en el tejado del organizador. Eso no vale, entre otras cosas, ¿porque dónde se pone el listón?, o ¿Cuál son las excepciones? Solo dos días antes, Nathan Haas, del Dimension Data, entró por encima del corte en Bilbao, tocado físicamente, y no recibió el perdón de los jueces.

En definitiva, la decisión ya está tomada, ya no hay corrección posible. Pero por el bien del deporte, los organizadores no deberían permitir más que suceda esto, porque han de mandar un mensaje claro a todo el pelotón, aunque sean 100, ojo, la norma es clara y ser 100 no es una situación excepcional de la carrera. Los ganadores y los equipos que luchan por cosas, ha de ser por preparación, por el nivel de los ciclistas, la pizca de suerte, el planteamiento de carrera, etc, pero nunca porque tu estrategia sea guardar con otros 90 y mañana será nuestro día. Obviamente, hasta que un día no haya un descalabro importante, el mensaje no será contundente. La pregunta es, ¿algún organizador dará el mazazo encima de la mesa?

Foto principal: Los 91 ciclistas llegando fuera de control en la meta de Formigal. Fuente: www.as.com

Síganme en @miguel_sb8 y sigan toda la información y la actualidad deportiva en @SextoAnillo, en facebook.com/sextoanillo y en nuestro Instagram: sextoanillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *