Golf Más Deporte Opinión

La renuncia de Rory Mcilroy, un héroe de barro

“No voy a ir a los JJOO. No me metí a jugar este deporte para intentar hacerlo crecer, sino para ganar. El objeto es ganar, no que otros jueguen al golf”. Con una fortuna estimada en más de 65 millones de dólares, que ha debido conseguir de alguna otra manera, a Rory McIlroy sólo le preocupa seguir ganando trofeos que no sean Olímpicos porque, por lo visto, los casi 500 gramos de la medalla de oro de los Juegos, pesan poco.

Pero más allá de la crítica fácil, la pregunta y la respuesta son otras: ¿Por qué un golfista puede llegar a reunir una fortuna como esta? Sin duda, porque antes hubo otros que sí se preocuparon de hacer crecer el golf. Y sin duda también, porque antes hubo otros que sí se pusieron como objetivo el que hubiera más jugadores de golf. Y con ellos más marcas comerciales que pusieran dinero encima de la mesa en forma de premios o publicidad. ¿Cómo entender entonces el desinteresado interés del señor McIlroy? Sinceramente, se antoja imposible.

Pese a contar con más de 50 millones de jugadores en todo el mundo y a pesar del esfuerzo de miles de personas en todo el planeta, al Golf le ha costado volver a ser Olímpico la friolera de 112 años. Con el objetivo cumplido, desde el Presidente del club más humilde hasta el mejor de los jugadores actuales vieron en este retorno la oportunidad de encontrar nuevas vías de financiación para la promoción de un deporte que continua luchando contra una injusta fama de elitismo que se arrastra desde tiempos inmemoriales y todos ellos habían depositado también sus ilusiones en el impulso mediático que supondrá para el Golf la competición olímpica. Hasta que llegó la excusa del Zika, o lo que es peor todavía, hasta que llegaron las palabras del señor McIlroy que, por si todo esto fuera poco, añadía: “Probablemente veré los Juegos Olímpicos por televisión, pero no tengo claro que uno de los deportes que vaya a seguir sea el golf”.

Pues bien, el castigo más proporcional que merece es que a partir de hoy todos hagamos lo mismo con usted, y si bien continuemos viendo por televisión la Ryder Cup o el Masters de Augusta, dejemos de hacerlo por unos minutos cuando sea usted el que aparece en la televisión porque, sinceramente, muchos de nosotros habremos perdido hace unos días la ilusión por ver cómo usted crece y por comprobar lo bien que juega usted al Golf.

Síganme en @acharardt y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

(Foto vía: actualidadradio.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *