Crónicas Tenis WTA

Serena fulmina a Vesnina para adentrarse en la final

La estadounidense Serena Williams ha doblegado a la rusa Elena Vesnina (6-2 6-0) de forma espectacular mostrando un tenis imparable que no ha permitido que su rival se pueda ni siquiera adaptar a la hierba de la Pista Central de Wimbledon. Se adentra en otra final más en la que competirá por su vigésima segunda corona de un Grand Slam.

Serena andaba hacia un lugar que conocía a la perfección. Música en sus cascos para concentrarse y poco más le hacía falta. Un sonido mágico se podía oír en la pista cuando recogía su raqueta de la bolsa para ponerse manos a la obra. Era el momento perfecto en el lugar perfecto. Ahora no podía bajar los brazos, porque hacerlo significaría perder la oportunidad de alzarse en Londres. Eso lo supo Williams. Lo supo y demostró saberlo.

En pocos minutos, en el primer juego, la quiebra fue para ella. Tanto se empezó a extender su dominio que para cuando el público aún no había llegado al completo, el 3-0 estaba en el marcador. No había historia. No había rival alguna que pudiese plantar cara a esta auténtica bestia del tenis femenino. Tan solo en tres ocasiones pudo negar el break la rusa y, en dos, apuntarse dos servicios propios, no valiendo para nada ninguno de ellos, ya que cuando llegó el turno del 5-2 sirviendo Serena, todo se terminó.

Con el primer set en el bolsillo, no hubo más. Fue un simple monólogo en el que la mejor tenista de la tierra y, muy probablemente de la historia, demostró al mundo entero que aún tiene tenis de sobra a sus 34 años. Literalmente, era un escándalo, pero también un show personal, una declaración de intenciones que la convertía en una chica sin oposición que desde el primer juego hasta el 5-0 40-0 había dejado una exhibición de la raqueta sin fallar más que en un par de ocasiones. Describiéndose así podía parecer que su labor en la pista fue demasiado, sin embargo el hecho de haber terminado con una rival de la talla de Vesnina en menos de una hora, era un hito, uno sin precedentes que pocas veces volvería a ser repetido.

Un rosco cerró la vigésimo octava semifinal de un Major conseguida de las 32 disputadas. Ahora únicamente le quedaba por esperar a su familiar, su hermana Venus, en la final, ya que su trabajo estaba más que hecho.

Imagenlatest–news-headlines.com

Pueden seguirme en Twitter (@neyfranzambrana) o consultar toda la información deportiva en nuestra cuenta oficial: @SextoAnillo. Además, si no disponen de él, también nos encontramos en las plataformas de Facebook (www.facebook.com/sextoanillo/) e Instagram (@sextoanillo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *