Análisis Crónicas

Las 24 horas de Le Mans no entienden de justicia deportiva

Las 24 horas de Le Mans de 2016 han demostrado que la justicia deportiva no existe, ni en este momento ni existirá nunca jamás. Son más de 300 vueltas en las que puedes ir primero y con ventaja estratégica pero en la última lo puedes perder fácilmente.

Eso ocurrió el pasado fin de semana, Toyota perdió la carrera a falta de 2 vueltas y se llevó la victoria la marca que siempre, la que nunca hace nada, la que tiene más victorias en la historia; Porsche.

Pero antes ocurrieron más cosas. La edición numero 84 de las 24 Horas comenzaron bajo el diluvio universal y detrás del Safety Car que les mantuvo a raya durante una hora pese a las protestas de pilotos y aficionados.

La carrera arrancó y las 3 marcas (Audi-Porsche-Toyota) estuvieron peleando por el liderato, durante las 3 primeras horas fueron alternándose, pero la gran beneficiada fue Toyota, consiguiendo 14 vueltas de depósito y por tanto ventaja estratégica.

Cuando solo llevábamos 2 horas ocurrió una desgracia para los intereses de Audi, su coche mejor colocado y el coche de los mejores pilotos (#7) quedaba fuera de la lucha por la victoria por una rotura de turbo y pérdida de 7 vueltas al repararlo en el box.

Foto vía: redbull.com

En este primer tercio de carrera podemos destacar lo ocurrido en LMP2, donde Roberto Merhi a los mandos de su Manor, se colocaba primero y con algo menos de 50 segundos de ventaja en su categoría tras dar una lección magistral en mojado y rodar en vueltas rápidas cuando el trazado se secó.

Posteriormente dejó el coche a sus compañeros de equipo, 2 amateurs, los cuales desperdiciaron su ventaja además de sufrir problemas mecánicos.

El tiempo pasaba y la situación de carrera iba cambiando, los 2 coches de Toyota contra los 2 de Porsche por la victoria mientras que el Audi #8 perdía mucho tiempo por su déficit de ritmo. Este déficit estaba en torno al segundo y medio por vuelta del coche más rápido.

Llegando a las 6 horas de carrera el Toyota #6 ponía una velocidad endiablada, Kamui Kobayashi al mando sacaba diferencias a sus rivales además de contar con la ventaja de tener que realizar menos paradas. Así, iba alcanzando al Porsche #1. Por su parte el segundo Toyota (#5) tenía que realizar una parada extra (aunque se situaba junto al Porsche (#2) por un exceso de vibraciones en el coche conducido por Anthony Davidson.

En este cuarto de carrera, el compañero de Merhi, Matthew Rao, sufría un trompo y decía adiós a sus aspiraciones de lograr la victoria. (Perdía ya una vuelta).

En GTE-Pro la carrera quedaba cada vez más despejada, 3 coches se situaban como los máximos candidatos a la victoria, 2 Ford GT y el Ferrari 488 del equipo norteamericano Risi Competizione. Las demás marcas ya estaban alejadas (+ de 30 segundos) con muchos problemas de ritmo para Aston Martin y para el Corvette Racing que pilotaba Antonio García.

AutoWeek.com
AutoWeek.com

Las horas iban transcurriendo y la noche iba cayendo pero Le Mans aguardaba una desagradable sorpresa para Porsche. Sobre las 23h el Porsche #1 entraba en boxes con problemas de temperatura, despidiéndose así de sus opciones de vencer la carrera. Así, nos planteamos una carrera a 3 bandas, Toyota #5 y #6 contra el Porsche número 2.

Por su parte Audi seguía con su calvario particular, sus dos unidades sufrían infinidad de problemas mecánicos y perdían mucho tiempo en el box.

Al anochecer también tuvo problemas el Manor de Merhi, perdiendo muchísimo tiempo sumado a que sus compañeros no alcanzaban el ritmo óptimo.

Este momento es de los más difíciles en Le Mans, los pilotos sufren mucho por la disminución de luz, ejemplo claro el accidente del líder de GTE-Am que destrozaba por completo su Aston Martin Vantage.

El ecuador de carrera se alcanzaba y la carrera encaraba su segunda mitad, y así, la noche alcanzaba su máximo esplendor. Visto de esta manera la noche pintaba perfecta pero no fue así, fue bastante descafeinada, por desgracia.

Audi, seguía con su via crucis, el coche #7 se paraba en la curva de Indianapolis y por su parte, el Porsche #1 perdía más de 20 vueltas con sus problemas de temperatura.

Accidentes si que ocurrieron a medida que avanzaba el tiempo, en LMP2 acontecieron numerosos problemas, el Morgan #28 y el Race Performance #34 se fueron a la grava, el Ligier #25 al muro, el Krohn #40 sufrió un pinchazo, el KCMG #47 abandonó.

Y en GTE-Pro hubo problemas para los dos 488 de AF Corse y el Porsche #91 sufría una rotura de motor que causó un Safety Car en pista.

La madrugada llegaba pero con poca emoción, pese a que los 3 LMP1 estaban muy cerca no llegaron a adelantarse ni siquiera a intentar cambiar de estrategia, por su parte Mark Webber en el Porsche #1 volvía a pista pero con infinidad de vueltas perdidas. Su objetivo ahora era facilitar las cosas al #2 y molestar a los Toyota con los doblajes que siempre son protagonistas en esta carrera. (Este objetivo no se afirma de manera explícita pero lógicamente con el contexto de la carrera lo podemos llegar a relacionar)

En este contexto sucedieron algunos contratiempos como el problema de motor de uno de los Rebellion y sanciones varias a LMP2 y GTs como por ejemplo al GDRIVE LMP2 de Will Stevens que superaba el límite de velocidad en las zonas de slow zone (80 km/h) y le obligaban a realizar un Drive Through. También varios trompos y entre los favoritos como siempre peleas por alcanzar la victoria.

Con el amanecer dio comienzo también un periodo donde hubieron varios incidentes. El primero de ellos fue una salida de pista del #28 de Pegasus Racing después el G-Drive #38 hizo un trompo impactando contra el muro.

En GTE-Pro sucedió el accidente más fuerte de toda la carrera, Tommy Milner perdió el control de su Corvette impactando contra el muro de la chicane Dunlop. Sin consecuencias físicas, por fortuna.

GMAuthority.com
GMAuthority.com

En la pelea por la victoria, los Toyota realizaron la parada en periodo de SC aprovechándolo muy bien. Al Porsche #2 le tocaba solo repostar, y el equipo lo mantuvo en pista con la esperanza de salir por delante, pero la estrategia les falló y se vio relegado a la tercera posición.

La carrera continuaba y el ritmo de los Toyota era muy superior al de Jani en el Porsche #2, por lo que tras otra parada en boxes, las distancias aumentaron. En el coche alemán tocó hacer cambio de piloto, subiéndose Marc Lieb.

Así llegábamos a las 6 últimas horas de carrera.

La mañana ya estaba en todo su esplendor y la carrera se puso muy de cara para el primer triunfo de Toyota, cuando quedaban tan sólo tres horas para que la carrera llegue a su fin. El coche número #6, pilotado durante gran parte de este stint por Anthony Davidson, permanecía en segundo lugar tras una estrategia alternativa del Porsche #2 que todavía tiene que realizar parada extra.

En el Toyota #6 Kamui Kobayashi se mantuvo en la tercera posición, e incluso hizo amago de acercarse al Porsche, pero cometió un error en las curvas Porsche que les costó medio minuto.

Por detrás, Audi siguió con sus múltiples problemas en la edición de este año. A la espera de que algo caiga desde las posiciones de podio, ambos coches sufren mil penurias.

En LMP2, el #36 de Signatech Alpine logra una buena ventaja sobre el GDRIVE y el SMP y la victoria por así decir está en la palma de su mano. Esta categoria vio de nuevo varios incidentes, siendo el más destacado el accidente que sufrió Matthew Rao tras una salida de pista, y que acabó con la carrera del Manor #44 de Roberto Merhi.

La gran batalla de la mañana la protagonizaron los GTE Pro. El Ferrari #82, que dominó la carrera durante varias horas al establecer una estrategia para contrarrestar la estrategia de Ford, terminó siendo superado por el #68, ya que un trompo les hizo ceder varios puestos.

El final de carrera llegaba y sucedió algo increíble, el Toyota #5 estaba en primera posición y con la victoria muy cerca ya que el Porsche realizó la parada extra que fui diciendo que ocurriría y con Kazuki Nakajima al volante iban a lograr su primer triunfo.

@Toyota_Hybrid
@Toyota_Hybrid

Pero como se suele decir hasta que no cae la bandera la carrera no acaba y a falta de 6 minutos el Toyota se paraba en medio de la recta de ‘Les Hunaudieres‘, no se paraba del todo pero la falta de potencia era evidente. A duras penas fue avanzando mientras el Porsche #2 espoleado tiraba con todas sus fuerzas. Cuando llegabamos a la última vuelta en medio de la recta de meta (vuelta penúltima no última) el Toyota se paraba del todo, diciendo adiós a la victoria. El Porsche pasaba y encaraba la última vuelta.

3 minutos después concluían las 24 horas de Le Mans y el Porsche #2 de Jani-Lieb-Dumas lograba el triunfo pero era de manera cruel.

El Toyota que había dominado perdía la carrera de manera durísima y además abandonaba pues no daba el último giro. Ganaron durante 23 horas y 57 minutos pero Le Mans es asi.

El podio fue el siguiente:

1 – Porsche #2 – Jani-Dumas-Lieb

2 – Toyota #6 – Conway-Sarrazin-Kobayashi

3 – Audi #8 – Duval-Jarvis-Di Grassi.

En LMP2 vencía el Signatech Alpine de Lapierre-Menezes-Richielmi, en GTE-Pro el Ford de Muller-Bourdais-Hand y en GTE-Am el Ferrari de Bell-Segal-Sweedler.

La representación española terminaba con el abandono de Merhi y el TOP10 en GTE-Pro de Antonio García a los mandos de su Corvette.

Por último mencionaré a Frederic Sausset, piloto sin extremidades con su LMP2 adaptado ha terminado las 24 horas de Le Mans, aplaudimos su gesta hasta que nos sangren las manos.

Así Le Mans 2016 llega a su fin, y como se suele decir, no entiende de justicias deportivas. Honor y Gloria a los vencerdores y honraremos a los caídos durante esta carrera.

Hasta el próximo año.

Imagen destacada vía: periodismodelmotor.com

Síganme en @euge7llanes y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en nuestra cuenta especializada en Motor @SextoAMotor en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *